Ametlla de Mallorca, el fruto que florece entre la gastronomía isleña

Publié le par Antoinette

Ametlla de Mallorca, el fruto que florece entre la gastronomía isleña
Ametlla de Mallorca, el fruto que florece entre la gastronomía isleña
Ametlla de Mallorca, el fruto que florece entre la gastronomía isleña
Ametlla de Mallorca, el fruto que florece entre la gastronomía isleña
Ametlla de Mallorca, el fruto que florece entre la gastronomía isleña
Ametlla de Mallorca, el fruto que florece entre la gastronomía isleña

Es en los meses de más frio cuando los almendros transforman los campos mallorquines en un manto blanco y rosado para anunciar la llegada de la primavera. Sin embargo, hasta el mes de agosto los pagesos no recogen sus frutos cónicos, alargados de punteado fino, la ametlla (almendra). Como a la antigua usanza, la almendra mallorquina se recoge agitando las ramas de los árboles con unas largas varas de madera, para recoger el fruto que cae sobre una lona que extienden a sus pies. De este modo, de forma artesanal, se producen alrededor de 12’000 toneladas de almendra mallorquina al año. Pese a ello, su producción fue escasa hasta el siglo XIX, cuando un brote de filoxera provocó la muerte de grandes extensiones de viñedos en la isla y fueron sustituidos por almendros. Se trata de un fruto con un elevado contenido lipídico que se puede encontrar en el mercado de distingas formas: crudo, laminado, tostado, pelado e incluso en forma de harina. Anteriormente, el producto ha superado un sistema de control para verificar que las partidas comercializadas con la indicación Geográfica Protegida reúnen las características necesarias para el distintivo. Su textura fina y su sabor dulce al paladar hacen que incluso el archiduque Lluis Salvador en su obra aludiera a algunos platos populares en los que la almendra estaba presente: coques de torró, el gató, els amargos, el granizado de almendra o la llet d’ametlla. La llet d’ametlla es una bebida tradicional de Santa María que se elabora durante la época navideña. Los ingredientes para su elaboración son un kilo de almendra pelada, varias ramas de canela, cáscara de limón y azúcar. Esta deliciosa bebida fue introducida en Mallorca por el convento de los Minimos de la Soledad del pueblo del raiguer, ya que eran vegetarianos y no podían consumir leche de vaca o cabra. Hoy en día, la almendra además de tener un gran influencia en la gastronomía mallorquina también se utiliza para crear productos de cosmética. Las flores del almendro son seleccionadas con el más minucioso cuidado para que su fresca fragancia se convierta en un perfume femenino, un jabón o una crema.

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :